martes, 9 de febrero de 2016

Análisis Hamtaro Ham-Ham Games

Un juego infravalorado por estar basado en un anime kodomo (para niños), y sin embargo he leído muchísimas veces de personas que incluso se lo compraron o alquilaron una tarde sin esperar mucho del juego, que era una auténtica maravilla adictiva. Además, dejando a un lado que forma parte de mi infancia... es que es un buen juego de minijuegos deportivos. Hace ya tiempo que me apetecía hacer un análisis de alguno de los juegos de Hamtaro de Game Boy Advance (que los tres eran muy buenos, si, ¡a pesar de ser de Hamtaro! No siempre todo lo bueno y espléndido va a ser famoso).


Comenzando desde Game Boy y Game Boy Color, Hamtaro tuvo unos cuantos juegos en dichas consolas bastante destacables. Incluso en la CrankyCueva se hizo una reseña de Ham-Hams Unite 2, que no es tan sencillo como parece para estar basado en un anime para niños. Antes de Ham-Ham Games (o los Juegos Ham-Ham en español), tuvimos el genial Heartbreak (Rompecorazones) y después Rainbow Rescue, aunque realmente en orden cronológico Ham-Ham Games va después de éste último, pero coincidió que la época de los juegos olímpicos estaba cerca, ¡y que mejor forma de promocionar un juego deportivo!

>Argumento:

Arco, el príncipe del país Arcoíris (que en aquel momento no sabes quién es, ya que los capítulos de Hamtaro no llegaron a emitirse todos y se le presenta justamente en el juego que salió después), ha iniciado los llamados "Juegos Ham-Ham" el equivalente a Juegos Olímpicos de los Hámsters. Una serie de cuatro equipos competirán para llevarse el oro y ganar los juegos.

A lo largo del torneo la principal característica de peso del argumento, que es más bien corto, es desbloquear (por así decirlo) nuevos personajes que van llegando poco a poco, con su personalidad de la serie original 100% fiel a los mismos, desde Estrellita, a Penélope, Trotty, Jefazo o algunos nuevos personajes que no se llegaron a ver en España.

Más allá de eso, realmente el juego es repetitivo, ya que la trama se desarrolla entorno a conseguir el oro y ganar las competiciones deportivas, pero podemos ir a hablar con todos los hámsters del juego, dónde normalmente siempre hay conversaciones muy bien conseguidas y trabajadas.

Una vez terminado el primer torneo, se iniciará el mismo pero los hams en el juego cambiarán sus comportamientos y algunas posiciones, así como en el tercer torneo, que se forman para poder completar las llamadas "Tarjetas de Hamigo", unos coleccionables que se desbloquean solo cuando ganamos unos juegos ham-ham la primera vez. Después nuestro objetivo será desbloquear todas las tarjetas, y es que algunos personajes solo se desbloquean cuando puedes comenzar a coleccionar las tarjetas de hamigo (o al terminar el primer torneo), que son muy coloridas y muestran hasta la fecha de nacimiento de los personajes, por si alguna vez has sentido curiosidad.

>Jugabilidad:

El juego es muy sencillo de entender, pero lo sencillo no significa que el juego sea simple, pero si que es muy adictivo. Sus minijuegos no requieren complicarse demasiado la cabeza. Además, todos los minijuegos, tanto en el modo para jugarlos libremente como antes de entrar a las competiciones, tienen tres niveles de dificultad, además de que puedes entrenar antes de participar. Además, aumentar el nivel de dificultad del minijuego puede otorgar muchas pipas (la "moneda" del juego) especialmente si ganas.

Manejamos a Hamtaro, aunque podría haber estado bien crear nuestro propio hámster (aunque sea con opciones limitadas pero mejores a nuestra tarjeta de jugador) para que fuese uno más junto al equipo de los ham-hams (y no dejar a Hamtaro mudo, que personalmente nunca me ha gustado y fue una alegría verle hablar y comunicarse -con el jugador- con los hámsters en el Rainbow Rescue), pero tampoco estaba nada mal. Hamtaro es nuestro jugador y lo desplazamos libremente por todo ese mundo ham-ham ficticio para jugar a los juegos olímpicos de los hámsters.

El botón A sirve para todo, es nuestro botón de acción (quién necesita más si la jugabilidad es fácil, ¿no?): con él hablamos, interactuamos con el entorno y elegimos acciones. Tan sencillo de entender como en su momento el salto de Mario. Con la B cancelamos algunas opciones y si lo mantenemos pulsado mientras andamos (con la cruceta), Hamtaro correrá muy fluidamente (y sin el ruidicito miolesto del caminar de otros juegos de la serie).

Los minijuegos deportivos que son el principal atractivo del juego, son sencillos de entender y muy adictivos. Hay quién se ha pasado horas jugando solo en el modo libre que desbloquea el juego una vez te lo pasas la primera vez: te permite jugar a todos los minijuegos a tu gusto, en cualquier momento, y hasta podrás batir tus propios récords, subiendo o bajando la dificultad a tu gusto.

Por poner ejemplos prácticos, algunos minijuegos, como los 100"hm" lisos y la carrera de natación, tenemos una barrita azul con un puntito rojo al otro extremo, y un cursor que aumenta cada vez que acertamos la velocidad que va de izquierda a derecha: si tocamos el botón A (e incluso otros botones especificados) justo al llegar a un puntito amarillo o al rojo, nuestra velocidad aumenta, pero también la del cursor, y si le damos sobre la barra azul, la velocidad se reduce. Esta mecánica tan sencilla de entender además es muy adictiva, y necesitas reflejos para darle en el momento exacto cuando todo comienza a ser muy rápido.

Incluso tienes que saber gestionarte, como bien indica sus instrucciones de cada minijuego, bien la velocidad en el minijuego de Equitación: una carrera de obstáculos que hay que hacer en orden, en el que debemos ganar o disminuir la velocidad con giros imposibles para que nuestro pollito (los polli-pollis en la serie eran los "malos", pero aquí un toque curioso que jamás hubiese pensado que podría estar bien es que son "aliados") pueda saltar los obstáculos, y algunos requieren de mucha velocidad, pero cuanta más velocidad lleves, más difícil será de controlar.

Luego tenemos otros minijuegos que requieren reflejos y reacción rápida, como los saltos de trampolín o la natación sincronizada. Especialmente el primero, saldrá una serie de combinaciones de botones (de uno en uno hasta el final), que deberemos tocar rápidamente para hacer piruetas mientras caemos a la piscina (de nubes, que no se diga), y según lo rápido que caigamos mejor puntuación nos darán. El resto de minijuegos, sencillos, de mecánicas simples, son muy adictivos y nunca agotan o agobian, como el mismo tenis o en mi caso mi minijuego favorito: el vóley. Con 7 puntos a lograr por cada equipo, siempre manejamos a Hamtaro aunque sea de dobles (con Lacitos controlada por la IA), y podemos hacer fintas o ataques con el balón. Un dato curioso, como en tenis, es que podemos controlar realmente dónde va a caer la bola con un ligero toque de la dirección en la cruceta cuando golpeemos o toquemos la pelota o el balón. Además, la partida en la que salga un duelo en dificultad difícil de vóley contra Arco y Guapita es... muy difícil. La IA te envía los balones normalmente bien lejos y apenas te da tiempo para llegar hasta él, es decir, la IA de verdad juega con intención de ganarte.

El salto con pértiga y el triple salto son minijuegos que se juegan de forma similar (acumular velocidad a lo largo de una carrerita, y luego hacer una combinación de botones específica al final para aterrizar lo más lejos posible en la arena (con un cameo en forma de castillo de arena) o en la colchoneta), el tiro con arco requiere paciencia y reflejos, la vela requiere pericia, hasta el lanzamiento con martillo requiere reflejos. Eso si, este juego se disfruta mil veces más en una consola que en un emulador, si tienes oportunidad de jugarlo original, hazlo. Para echarte incluso partidas rápidas en el modo libre es que es un gustazo.

Sin embargo, una de las pegas que puedo dar es que a veces no puedes tener de rivales a ciertos equipos, que aunque no afectan a la jugabilidad, no hubiese estado mal esa opción: por ejemplo en vóley nunca nos podremos enfrentar al equipo de los piratas, y en tenis, nunca nos podremos enfrentar al equipo de los disfrazados de animales. Estando en el juego, ¿por qué no podemos enfrentarnos a ellos?

Además, tras terminar el décimo juego ham-ham, el juego ya no representará cada nuevo torneo como "Xº Juegos Ham-Ham", y se hará un bucle infinito. De hecho cuando conseguimos las tarjetas de hamigo al completo los hámsters tendrán las mismas conversaciones una y otra vez y se hará muy repetitivo, así que a veces no merecerá la pena pasar más del tercer torneo pudiendo jugar a los minijuegos desde el menú principal.

>Coleccionables:

Además de las tarjetas de hamigo, uno de los principales "atractivos" del juego es el coleccionismo de los llamados TRAJES. Cuando comienzas por primera vez la partida, te piden que crees una tarjeta de jugador: tu nombre, tu género y tu cumpleaños. Según tu cumpleaños cambiarán los trajes que se vendan en el juego y con el que podrás personalizar tu tarjeta de jugador. Además, en la misma puedes escribir el mensaje que quieras (y que yo sepa, sin filtro de palabras) para cuando intercambies la tarjeta con otros jugadores... que por desgracia es la única opción de multijugador.

Si, el único multijugador que tiene el juego es poder intercambiar tarjetas y así conseguir los trajes que de forma normal no puedes tener en el juego con tu cumpleaños actual... porque una vez eliges un cumpleaños, los trajes del resto de cumpleaños nunca aparecerán en tu juego. La absurda manía de Nintendo de poner cosas específicas por multijugador... Hamtaro además no era tan endiabladamente popular como para que un niño lo tuviese a cada esquina de cada manzana... La única solución, como durante años con Pokémon, era comprarte una segunda Game Boy Advance con un segundo Hamtaro (o alquilándote este), conseguir todos los trajes en el otro y usar un cable Link para desbloquearlos.

Aún así los trajes son muy bonitos y están logrados y hasta divertidos de coleccionar. Una parte se puede obtener investigando un poco por el juego, y otra, ¡con la teletienda! Si, es que tienen una televisión interactiva, dónde a veces sale una teletienda dónde podrás comprar estos trajes (y más avanzado en los siguientes torneo de madrugada que solo aparecerá si te tomas una siesta durante el día anterior). Puedes comprarlo directamente o esperar a que suceda algo especial: puede ser Tigrillo el invitado, Estrellita que rebajará el precio, o Robot-Ham, que encarecerá el producto. Además, hay trajes que solo se pueden obtener dentro de cofres que hará aparecer Advín, el adivino, y que será aleatorio en cual de los tres estará el bueno. También hay algunos trajes que se desbloquean con requisitos especiales que, si bien yo los tengo, nunca me quedó claro como se desbloquean en realidad.



Curiosamente, cada vez que ganas un torneo te dan un trofeo que se expone en el ham-ham club. Están la bandera y dos trofeos, uno de plata y uno de oro. Realmente me ocurre igual que los trajes especiales, jamás supe realmente los requisitos para obtenerlo (aunque imagino que si se mira en internet se sabe al momento), pero por suerte los desbloqueé.

Volviendo a los trajes, en el ham-ham club hay una máquina que sirve para cambiar el saludo que sueles decir. En Japón, podías introducir un texto especial para obtener trajes exclusivos. Aquí Panda, el que lo arregla, te especifica "¿por qué no juegas con la máquina?", como queriéndote decir algo. Pero nunca puedes desbloquear nada, jamás lo activaron. Asi que esos trajes especiales jamás salieron de Japón y era tan fácil como ponerte alguna pista en el resto del juego o el manual, y activarlo claro.

Y hablando también del ham-ham club, si te aburres un poco puedes jugar a unos minijuegos. Estos recordarán a los juegos clásicos de leds o de Game & Watch en el que desplazas al personaje por distintas poses para evitar que el balón caiga al suelo y que llegue a la canasta de baloncesto. ¿Creías que es demasiado fácil? Cuando comienza la velocidad infernal verás tu lo fácil que es este minijuego de baloncesto, que te harás puré en los pantalones.

Otra curiosidad, son las palabras o frases que podremos adaptar a gusto del jugador. Algunas noches un personaje llamado Nievita (de las películas) nos preguntará cual es nuestra comida favorita, nuestro lugar favorito para ir de vacaciones, e incluso le podremos cambiar el "grito" a uno de los personajes del juego. ¡Podemos ver a hámsters decir que les encanta la pizza!


>Gráficos y sonido:

Los gráficos son... increíbles. Increíblemente bonitos, tanto cuando exploramos con Hamtaro como en todos los minijuegos. Esa calidad de los dibujos, el arte de todos los escenarios y en general del juego en una consola como Game Boy Advance es tremendamente bonito al jugar e increíble que se pueda dar en la consola. Es como jugar al anime de Hamtaro pero con un encanto especial; las animaciones de los hámsters son muy simpáticas y divertidas, y se adaptan a cualquier clase de situación, con expresiones faciales y emocionales propias y únicas de algunos personajes.

Su paleta de colores es muy alegre, como casi todo lo que tiene que ver con Hamtaro, pero que no molestan para nada a la vista, eligiendo una combinación de estos colores realmente buena y que no cansa nunca, similar a Heartbreak.

Las melodías del juego tal vez sea algo un poco flojo, aunque los efectos de sonido están muy bien adaptados, como las "voces", aunque en realidad este juego no tiene voces. Por ejemplo, el equipo que se disfraza de animales tiene sonidos propios de ellos: de cebra, de león o incluso de rana, que puede ser cambiado por el jugador algunas noches a cosas muy dispares (o poner en la cebra el sonido del león, etc).

Las melodías que más destacan probablemente sea en el menú principal y el de la televisión: las peticiones, el adivino, la teletienda y las noticias son melodías muy pegadizas y que suenan realmente espléndidas a pesar de ser de un juego de Game Boy Advance. A mi me dejó sin palabras, y la verdad es que en general todo el juego tiene melodías de todo tipo: desde más roqueras, a más electrónicas e incluso basadas en country, y algunas solo se desbloquean cuando se termina el primer torneo. Cada día del juego puedes ir a pedir que al día siguiente suene una canción específica, y es que las melodías van rotando según estés en el juego. Cuando te pases el primer torneo te regalan un disco para usar en la máquina del ham-ham club para escuchar algunas melodías del juego. Algunas son un poquito repetitivas (podríamos llamarlas melodías ambientales), pero igualmente están muy bien conseguidas y por eso duran poco y rotan.


¿Os imagináis esa canción en un juego "para niños" como éste? Conociendo a Nintendo, no. Y eso lo hace aún mejor. 

Vamos, que visualmente es puro encanto que enamora, hasta los textos son tan "cucos"... en lugar de aparecer enormes bloques de texto con la cara de los hámsters a un lado (como en el resto de entregas), sale un bocadillo desde el hámster que habla, aunque a veces la velocidad del texto es un poco lenta, que por suerte la puedes avanzar rápidamente... hasta era opcional subir la velocidad del texto, creo recordar (y si no, igualmente no se nota mucho teniendo en cuenta que un simple toque de botón avanza el texto rapidísimo).

>Lo mejor:
-Visualmente un encanto, el mejor de los juegos de Hamtaro.
-Sencillo pero con minijuegos muy adictivos.
-Representación muy fiel de todos los hámsters y personajes de la saga de Hamtaro.
-Los desbloqueables le dan un poco más de chicha al juego.
-Algunas melodías son pegadizas y de gran calidad cuando las escuchas en una GBA.
-Colorido, llamativo, bonito...
-En realidad, no tiene fin, pero se puede volver repetitivo si se juega a los torneos a partir del décimo.

>Lo peor:
-Algunas melodías se vuelven demasiado repetitivas.
-El juego termina siendo repetitivo una vez te pasas ciertos torneos y tienes todos los desbloqueables.
-Para conseguir todos los trajes necesitas multijugador...
-No tiene multijugador, que tampoco es tan grave, pero que hubiese sido un aliciente genial competir con amigos a los minijuegos, especialmente tenis, vóley, vela, vallas, 100hm lisos, etc.
-Si no te gusta Hamtaro, no le darás una oportunidad o no entenderás parte de su encanto, y si no te gustan los deportes ni los minijuegos, y si encima no te gusta Hamtaro, no es tu juego.

Nota: 8

MUY RECOMENDABLE

Apunte personal: Si, también tuvo juegos en DS, pero jamás salieron de Japón y uno de ellos se infantilizó hasta el extremo más estúpido (ya entraré en matería en otra entrada que no tenga que ver con un análisis).

Miedo me dio pensar este juego si hubiese salido en DS: por la estúpida manía de poner ciertas jugabilidades molestar a todos los juegos que salgan de la saga. En Mario Party DS los minijuegos son cortos (y adictivos, si) y usar el micrófono no es tan molesto. Me veo que en este juego hubiesen puesto el micrófono para jugar a la competición de vela, y sería realmente molesto, especialmente porque no es un minijuego que dura 40 segundos, ¡te podía llegar a durar 2 minutos, que para algo es una carrera!

De los juegos de GBA de Hamtaro, y hasta me atrevería a decir de DS, es de los mejores, especialmente por el apartado visual y su adicción. Heartbreak y Rainbow Rescue se llevan la exploración y la duración larga, y es cuando los hámsters aún tenían una apariencia rechoncha pero adorable y no ese aspecto anoréxico de los juegos de DS (aunque aún seguían siendo adorables por suerte). Y en parte hasta si dejo a un lado la objetividad le planto un 9. Así de claro lo digo, pero he dejado a un lado la nostalgia para ponerle un ocho muy rico. Puede que otro día me anime (que en verdad tengo ganas) a hacer análisis de los otros dos de GBA, pero que me llevarán más tiempo y texto.

No todos los juegos por tener que ser potentes o géneros concretos se pueden llevar notas altas, ¿no? Siempre hago los análisis basándome en el tipo de juego que es en su género y lo que pretende ofrecer y divertir, no por ser un Mario le inflo la nota porque debe ser así, etc, etc. Podéis estar de acuerdo o no con mi opinión, que al fin y al cabo, aunque se intente hacer estos análisis de forma objetiva, lo es.

2 comentarios:

  1. Este es uno de los pocos juegos que tengo originales de GBA. La verdad es que a mí me parece de calidad neutral. Al principio me enganchó, pero lo abandoné justo al conseguir todos los desbloqueables (trajes y tarjetas). El la primera ronda es dónde se presenta toda la historia, la segunda es toda esa movida de la tarjeta (aunque a mí me costó una 3ª el descubrir qué debía hacer para conseguir las tarjetas de los mini-hamster arcoiris -si tenían un nombre genérico canon no me acuerdo-). Y los trajes, aunque eran un aliciente, que recuerde al completar la 4ª vuelta ya los habías conseguido todos, y yo me quedé en plan ¿y ahora para qué me sirven a mí todas esas pipas). Así que, en el momento en que ya no quedaba nada más que intentar superar mi puntuación lo dejé de lado en la 6ª vuelta, creo.

    De todas formas, algo de lo que veo que no has hablado y que a mí me gustó mucho fue que el juego, aunque está centrado en superar las pruebas, te da mucho aliciente para explorar: en un sitio te encuentras a un personaje, en otro terminas saltando sobre un aro hecho de nubes, en otro hay un tobogán en el que a veces bajarás bien y en otras rodando de mala manera... había veces que me tiraba más tiempo haciendo el mono por ahí que a lo que se suponía que tenía que estar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo vi necesario apuntarlo, ya que en la búsqueda de las tarjetas de hamigo ya más o menos se podía entender algo así XD Aunque es cierto que te puedes pasar las horas también cotilleando los escenarios con Hamtaro.

      El Grupo Irisín tienen el nombre del color que les corresponde del arcoíris pero terminado en -ín xDD (si, me los sé todos, sigo con Hamtaro en la cabeza desde hace la tela de años... snif).

      Eliminar

Expón tu opinión pero respeta siempre a los demás y no pongas publicidad ni nada dañino =(