martes, 30 de diciembre de 2014

La última entrada del año es una queja.

Pues eso, la última entrada de este año es una queja. Una queja corta (y la recomendación a ÉSTE FORO... que lista soy), sobre mi suegra. He hecho bastantes a lo largo del tiempo del blog sobre ella pero siempre acabo borrándolos, pero éste no quiero borrarlo. Así, si me quiero explayar, solo tengo que leer lo que ya tengo escrito y no habrá más miramientos ni explosiones en mi cabeza. A veces se comporta bien, no está tan chalada como otras historias sobre suegras que leo, pero cada persona es un mundo y en esta ocasión, a mi me ha tocado "así" esta señora. Y eso que mis padres y mi familia no es nada, pero nada cansina. Tengo mejor relación ahora con mi padre que antes cuando convivía con él y mi madre, y mira que he tenido altibajos con mi padre, pero mi suegra me saca aún más de mis casillas.

Ya para el nuevo año, empezaré con algunas entradas que tengo ganas ya de escribir.

Igualmente si a nadie le interesa leer esto, igualmente diré... ¡FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO!





Odio a mi suegra. Arrogante, infantil, y si le dices que no o no te gusta alguno de sus experimentos asquerosos culinarios (o cocina normal) que hace, se hace la víctima, te pone mala cara y quedas como el malo. La de quebraderos de cabeza que me da esta señora. A veces hasta creo que tiene un problema con las compras (gasta un montón en ropa que nunca usa, ni vende de segunda mano ni regala), y yo creo que hasta de memoria, la de veces que le habré dicho que ODIO el color verde y la de veces que la tía erre que erre con regalarme cosas verdes en ropa, no falla (que encima nunca atina).

Lo típico de "esto es lo que llevan las jovencitas ahora"... ¿¿¿¿Y??? ¿Tengo pinta de que me importe lo que lleven las jovencitas ahora? ¿Y si no me gusta? (además ya le he dicho miles de veces que odio la moda y me importa un pepino) ¿Tengo que ponérmelo porque tu me lo digas? Os pongo un ejemplo, un día cualquiera llevaba un jersey de cuello alto, negro, bastante bonito, y la tía se encaprichó para que me lo cambiase (recién pasado por la lavadora y todo) por un jersey VERDE (puta ostia) que me parecía horrible y tenía el cuello demasiado ajustado (que también lo odio). Ese día le planté cara y le dije que NO (por mis cojones) que no quería cambiarme. La muy hija de su padre cogió a mi marido, se lo llevó al antiguo cuarto y LE OBLIGÓ a decirme a que me pusiese el jersey ese asqueroso verde. Al final, cabreada, me lo tuve que poner (si, ese día también me llevé el mosqueo con mi marido). Mi marido y mi suegro ya pasan de discutir con ella porque es IMPOSIBLE decirle nada a esa mujer y llevarle la contraria. Y dice que es "cristiana" (tus santos cojones, para lo que hace se lo cuentas a otros "cristianos" y dicen que eso no es ni correcto), la hipócrita.

En mi boda (en realidad fue una simple por juzgado), también me amargó bastante la dicha. Para que entendáis. 17 del año pasado en diciembre, nosotros dijimos que nos encargariamos de todo. En un principio solo quería invitar a mis padres que serían los testigos y hacer "boda secreta" (porque sabia que me armaría algo) y luego decirlo, pero pensamos en invitarlos a ellos. Se encaprichonó otra vez y nos trajo a mi cuñado y a sus padres (y yo a mis abuelos no pude llevarles ¬¬).
Bueno, ahí no acaba la cosa. Encima de que ya estaba cansada de muchos días atrás que tuvimos que hacer un montón de cosas, dijimos de antemano a esta señora y a mi suegro incluso y varias veces además, que nosotros nos encargariamos del "banquete" (una comida en nuestra casa, vamos), y que no trajese nada, aunque luego dijo que "vale" y que solo llevaría cosas para picar. Habiamos quedado con mi padre en que él nos pagase una rica paella de un bar de por aquí cerca para comer en casa.
Bien, sigamos.

LA HIJA DE SU MADRE no trajo nada para picar, se trajo un banquete entero que encima estaba todo frio y asqueroso (¿polvorones antes de comer...? ¿el pu*o pulpo? ¿calamares a la romana fríos? ¿patatas fritas medio crudas y encima pocas? ¡¡pero de qué cojones vas!!), de hecho nada más bajar del coche mi suegro puso una cara de desesperación y de "vais a ver todo lo que ha traído" que se me cayó la cara de vergüenza. Además era mi casa y la tía exigiendo y ordenando como si fuese la suya, yo me estaba poniendo roja como un tomate y iba que estallaba, pero estaba cansada y no me apetecía explotar allí mismo. Bueno, la conclusión final fue que la paella estaba totalmente fría, ya estabamos empachados y amargó por completo el día de mi boda (y eso que yo quería hacer una boda privada y "casera" adrede, para que no se metiese mucho, pero mírala la muy...), y PAELLA de 20€ a la puta mierda... por un capricho de esta señora. Estuvimos hablando mi marido y yo al día siguiente y correcto, lo hizo para presumir y hacerse notar y ver que era mejor que su consuegro por comprar una paella... ¡¡ZORRA!!

AAAY DIOS  MIO COMO LA ODIO. Cuando hagamos la celebración "grande" no le pensamos decir nada hasta que enviemos las invitaciones. De hecho estamos intentando ir a por un hijo, pero sabiendo como se pone de plasta la tía, no le diremos nada de nada de nada de NADA. Co*ones.

TENÍA QUE DECIRLO.
En nochebuena y estos últimos dos meses ha estado menos insoportable, pero sigo con una espinita por ahí (y aún así si no te gusta o disimulas que no te gusta su comida te mira con una cara de odio... ay dios mio, os juro que lo intento, intento ser paciente, pero me saca de mis casillas), además, como dormimos en casa de mis padres puesto que son menos personas (ni un puto perro, odio los perros, sobre todo el suyo que aunque no muerda ni nada, es un cagón que no para de dejar sorpresas en el pasillo... si, durante un tiempo estuve durmiendo con ellos y la convivencia es una pu*a mierda, mi suegra una cotilla y molesta más que una vaca en brazos y el perro siempre cagándose en el pasillo aunque le saques mil veces al día, menuda sorpresa me llevé un día en mi pie por la noche) y dos camas, una para cada uno y más cómodas, pues eso, dormimos a veces ahí.

Pues la tía morruda (asquerosa...) dice que quiere ahora meter en el antiguo cuarto de mi marido (que ya cambiaron adrede cuando nos mudamos ¬¬) una cama para que vayamos a dormir a su casa. Y UNA PUTA MIERDA. Me he saltado todos los malditos cumpleaños de mi familia (salvo el de mi padre en marzo, hasta me salté el mio) para ir a los suyos y vamos mucho más veces a su casa que a las de mi familia, como para quedarme allí a dormir con la poco que la soporto y lo pesada que es. ¿Alguna vez tendré que ir con mis padres, no? Ábrase visto.

Muchas veces al final la termino "perdonando" sobre todo cuando lleva una larga temporada "comportándose", pero tengo muchas espinas clavadas de esta señora (sobre todo la de la boda...), pero es imposible tratar con ella sus "errores". Si me preguntáis a mi si tengo errores y sería capaz de reconocerlos, os diría que sí (que poco modesto suena, pero es verdad, yo también tengo mis errores, y bastantes), pero esta señora en cuanto le digas algo va de víctima y hasta se puede echar a llorar (que le pasó una vez a mi marido, manda huevos), cuando ella empezó con el tinglado y tu solo has querido "defenderte" o explicarle, porqué está mal lo que dice (ella ni te pone fundamentos ni información, vamos), etc, etc. Y me habré dejado muchas más cosas en el tintero. Pero ya me he quedado a gusto.

Tenía frío pero con esto me he templado un poco. ¡Feliz año!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Expón tu opinión pero respeta siempre a los demás y no pongas publicidad ni nada dañino =(